Catalina Luango, la monasita que se convirtió en Mohana.

La Mohana según Deyaris

Al igual que a muchos niños, mis papás me leían cuentos antes de dormir, entre ellos recuerdo una pequeña colección que teníamos en la biblioteca que se llamaba Cuentos clásicos y maravillosos de América latina, entre los que La llorona, El sombrerón, La madremonte, La mohana, Mariangula eran los más significativos.  Sin embargo, con el pasar del tiempo dejé de leerlo y pasó a hacer un libro como tantos otros que se quedan en silencio y casi imperceptibles en la biblioteca infantil de mi mamá. Sólo después de un tiempo y gracias a un viaje en Enero de este año, volví a escuchar de la Mohana y de La madremonte de la que no se puede hablar, pues en Mompox, en Hatillo de Loba, Barranco, San Martín entre otros pueblitos de la depresión mompoxina la Mohana está bañándose con un tutumo en los riberas del rio Magdalena o deambulando por las esquinas del pueblo tomando ron y asustando a sus habitantes.  

Al igual que en la depresión mompoxina, en San Basilio de Palenque la mohana está presente en la creencias de la gente, tanto niños, como viejos creen que en el otro palenque vive Catalina Luango

“Como toda mujer del palenque Catalina visita el arroyo para sacar agua y llevarla a la casa, pero una vez cogió un tanque y su taza salió para la ciénaga para sacar agua. Fue con una amiga y vieron un lentón y Catalina quería sacarla con un balde de agua, pero el lentón (un tipo de pez) no se dejaba atrapar, la amiga de Catalina le dijo que lo dejara, que se iban a ir, sin embargo, catalina no le hizo caso a su amiga, todas se fueron para sus casa y su amiga y Catalina se quedó. Pero como los niños son tercos, Catalina intentó sacar el lentón. Cuando llegó a la orilla estaba cerca y cuando intentó sacarlo se fue yendo hacía la profundidad y cuando se dio cuenta estaba en la profundidad y nada que se dejaba atrapar. Cuando Catalina vio estaba en la profundidad sin saber como. Todos buscaban a Catalina y nadie la veía. Hasta que una vez murió y así pudo aparecer Catalina llorando y cantando lumbalú detrás del corral de los caballos y después desaparecía por un largo tiempo y así lo mismo aparecer cantando y llorando detrás del corral, pero un día todos se pusieron de acuerdo para agarrarla cuando viniera, un día apareció y la amarraron con la sotana que tenía el cura y la metieron dentro de la iglesia, sin embargo, la dejaron sola y cuando vinieron a visitarla al otro día ya no estaba, al final ,su familia no pudo velarla ni acompañarla, Catalina jamás volvió, ni siquiera llorando.”

Esta es la historia oficial de la comunidad, es decir la que está publicada en la página web del pueblo. Nosotras la conocimos por las hijas de Samba, la señora que nos está alquilando el cuarto, primero por Karliry, una niña de 4 años que nos aseguró que la Mohana se escondía en los potreros y en el patio de su casa, una señora de pelo largo, largo y mal vestida que se esconde allá. Después por Carleidy, la otra hija de Samba que tiene siete años, mientras nos enseñaba como hacer peinados, Carleidy conoce la historia gracias a sus compañeros, familia y  en especial a su abuelo, que se lo contó cuando era más pequeña.    

Durante las actividades que hemos llevado a cabo con los niños, distintos mitos y leyendas como la Mohana han salido a flote, incluso, un grupo de niñas nos pintaron a Catalina Luango  deambulado por los patios y los potreros cercanos a Palenque. Así mismo, conocen las canciones que se han construido alrededor del mito y no las han cantado en algunas sesiones, es por esto que tenemos planeado profundizar en el tema en cada taller, puesto que nos permite visualizar la forma en la que entienden, sienten y captan sus tradiciones y las comparten con otras personas.

Ahora bien, es necesario aclarar que nuestra intención no es archivar ni documentar estas tradiciones en la biblioteca, tenemos claro que no se puede catalogar como otro tipo de textos que pertenecen únicamente a la tradición escrita, nuestro propósito es empalmar las traciones orales como los arrullos, las canciones de cuna, los cantos mortuorios entre otras miles de tradiciones que existen en San Basilio con los espacios de recreación y animación cultural mediante presentaciones que se llevarían a cabo en el centro cultural.

Alrededor de la Mohana se han creado muchas versiones que varían de acuerdo al pueblo o a los municipios y a las creencias de la gente, incluso hay algunos que aseguran que es un Mohano y no una Mohana. Lo más importante aquí es que este mito permanece aún latente después de tanto tiempo gracias a la estrecha comunicación que  se mantiene entre todas las familias de palenque y las tradiciones orales que se siguen perpetuando y aviando a través de incontables generaciones.

Esta entrada fue publicada en Saberes locales, Tradiciones culturales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Catalina Luango, la monasita que se convirtió en Mohana.

  1. luiseruiz dijo:

    Hola niñas, ¿de qué manera proponen o van a trabajar sobre esta tradición desde la biblioteca?

  2. geraldin dijo:

    ps yo quiero saber mas sobre palenque que las profesaras del colegio distrital el vallee estan haciendo una investigacion para saber que saber los alumnos sobre aquella historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


tres − 3 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>