Incunables

La palabra incunable es usada para designar las obras que fueron impresas entre 1450, momento en que se imprimió la Biblia de Gutenberg, y 1500; o sea los primeros 50 años de la imprenta. La Biblioteca Nacional de Colombia posee 50 títulos incunables, empastados en 36 volúmenes. Esta colección no tiene un mismo origen, los libros fueron adquiridos por necesidades o por caprichos de sus antiguos dueños, y en consecuencia en diferentes situaciones históricas: la expulsión de los jesuitas, la extinción de comunidades religiosas o tal vez alguna donación; Fue en la segunda mitad del siglo XIX cuando se les empezó a llamar incunables, y fue entre 1997 y 1998 que se convirtieron en un fondo bibliográfico de la BNC, con la signatura RI –Raros Incunables–.

Fragmento de Introducción a la Gramática Latina

Fragmento de Gramatici introductionum latinarum, 1496. (RI 3-pza. 1, pág. 52).

El libro más antiguo que tiene la Biblioteca es Summa contra gentiles, sive De veritate Catholicae fidei, de Santo Tomás de Aquino, impreso en Venecia, en 1480, por Joanne Morenigo; este es un manual, que posiblemente fue escrito para ayudar a los misioneros en la defensa del cristianismo contra infieles y herejes. En total la Biblioteca posee 50 incunables, de los cuales 28 están completos en su totalidad, es decir no les falta ni un solo folio. El italiano, Santiago de Voragine (1230-1298) es el autor con mayor cantidad de trabajos incunables en la Biblioteca, estos son: 1. Legenda aurea sanctorum, sive Lombardica historia. Este trabajo fue muy popular durante la edad media, es una colección de escritos sobre las vidas de los más importantes santos de la Iglesia Católica. 2. Sermones de tempore. 3. Sermones Quadragesimales. 4. Sermones magistri, Sermones quadragesimales, Sermones de passione, Sermones de Sactis. Pierre Tartaret (¿-1522), Elio Antonio de Nebrija (1444-1522) y San Buenaventura (1221-1274) tienen tres obras cada uno. La poetisa Proba Falconia (c. 306/c. 315 - c. 353/c. 366) es la única mujer autora, compuso una obra utilizando versos de Virgilio para relatar el antiguo y el nuevo testamento, esta corta obra está compuesta por 694 hexámetros. 6 obras fueron impresas entre 1480 y 1489, mientras las otras 44 entre 1490 y 1500. Las obras editadas en Venecia llegan a 20, lo que no es raro dado que es la ciudad italiana en que más incunables se imprimieron, “4500 de los 12000 incunables italianos salieron de sus prensas”; Burgos, Núremberg y Lyon aportan 6 incunables. En España se produjeron 10 obras, o sea el 20%, mientras las otras 40 fueron traídas del resto de Europa. La siguiente tabla resume las ciudades en que se editaron los incunables de la Biblioteca. Todas las obras están escritas en latín.

Ciudad

Número

Venecia (Italia)

20

Burgos (España)

6

Lyon (Francia)

6

Núremberg (Alemania)

6

Basilea (Suiza)

3

Estrasburgo (Francia)

2

Monserrat (España)

2

Paris (Francia)

2

Salamanca (España)

1

Brecia (Italia)

1

Valencia (España)

1

Total

50

Obras impresas por ciudad

Los impresores con mayor cantidad de obras son los alemanes Anton Koberger (aproximadamente 1440-1513) –quien editó en Núremberg– y Fadrique de Basilea (1484-1517) –quien editó en Burgos– con 6 incunables cada uno. La obra más corta es la “Leonardi Aretini Viri laudatissimi ad Colutium Oratoren in Magni Basilii libellum praefatio” que tiene 12 folios, mientras la más voluminosa es “Summa casuum conscientiae” con 498 hojas. La siguiente tabla resume la cantidad de hojas de los libros, como se puede ver una buena cantidad de obra tienen menos de 199 páginas.

Folios

Cantidad Obras

1-99

11

100-199

13

200-299

16

300-399

3

400-499

7

Total

50

Obras según el número de hojas


Por el contrario de lo que se cree comúnmente, una buena parte de los incunables producidos entre 1480 y 1500 tienen portada, si bien, esta puede ser bastante precaria y no contener la información de una portada actual. 18 obras carecen de portada; de 4 libros las portadas fueron mutiladas o en algún momento se perdieron; a otro la mitad le fue cortada. 27 incunables tienen portada, de estos, un par la tienen a dos tintas (negra y roja), mientras la obra restante inicia con una tabla de contenido. 15 incunables cuentan con algún tipo de grabado, ninguno está pintado a mano; los más elaborados presentan formas humanas, animales y paisajes, evidenciando rasgos más allá del estilo de puro contorno del dibujo; incluyen escenas religiosas y moralizantes, mientras los más sencillos muestran figuras geométricas. Las temáticas son variadas, si bien la mayoría están relacionados con el cristianismo, hecho que se explica dada la estrecha relación que ha existido entre libro y cristiandad. Los libros de religión están dedicados a la biblia, vidas de santos, moral cristiana, mandamientos, teología, apologética, herejías, sermones, etc. El “Sphaera mundi”, se dedica al estudio de la astronomía, fue una obra muy difundida hasta el siglo XVII, en la Biblioteca solo hay una parte del primer libro, esta es la obra más incompleta de las que se poseen. Los dos libros de gramática latina fueron escritos por Nebrija. Las 2 obras de literatura y retórica se dedican a enseñar sobre oratoria y elaboración de cartas. Las obras de medicina fueron escritas por un persa, un judío sefardí y un italiano nacido en Pavia; Guaineri privilegió el trabajo práctico sobre el teórico, mientras la otra obra trata sobre enfermedades y medicamentos, la última es un estudio sobre los trabajos de Galeno. Los libros de filosofía tratan sobre Aristóteles, Platón, estoicismo, epicureísmo y escolástica. La siguiente tabla resume las grandes temáticas, tomando como base el sistema Dewey en sus dos primeros sumarios.

Temática

Cantidad

Religión

35

Filosofía

6

Medicina

3

Literatura y retórica

3

Lenguas

2

Astronomía

1

Total

50

Cantidades de obras por temáticas


Las inscripciones manuscritas son abundantes en los libros incunables; pueden estar en las guardas, en el canto, en el lomo o en las márgenes; una explicación a su existencia en los libros, es la escasez de papel para tomar apuntes. De las 50 obras apenas 4 no tienen ninguna inscripción manuscrita. Las notas están escritas en latín, español y hay una en gallego-portugués. Algunas veces son traducciones del latín al español, otras reflexiones del lector sobre la obra, tablas de contenido o el remplazo de páginas mutiladas. Incluso, en algunos casos, las inscripciones no tienen nada que ver con la obra sino que el libro fue utilizado para dar testimonio de cualquier evento. En algunos casos se hicieron dibujos, abundan las manos y los ojos, posiblemente señalando ideas importantes o prohibidas.