Escena de baile, siglo XVIII
Escena de baile. lustración proveniente de "Viages de Enrique Wanton a las tierras incognitas australes: al pais de las monas..."
aaa 

Literatura ilustrada neogranadina

Con la llegada, a partir de la segunda mitad del XVIII, de los virreyes ilustrados a la América española, los gustos culturales y literarios cambiaron notoriamente. La corte española borbona obedecía a los dictados culturales franceses. En Madrid se relegaron al cuarto de San Alejo clásicos del Siglo de Oro como Lope y Calderón, para reemplazarlos por Racine, Corneile y Molière. Se desechó el Barroco y del pasado a duras penas se reivindicó la poesía de Garcilaso de la Vega, de perfiles clásicos renacentistas.

Los virreyes ilustrados contagiaron a los criollos la moda de las pelucas empolvadas, el juego del billar, el afán cientificista y el gusto por el café y el tabaco rapé. A su sombra se instalaron tertulias como la Eutrapélica y la del Buen Gusto, aparecieron los primeros periódicos, se fundó la Imprenta Real, se formó la biblioteca pública, tuvo lugar una reforma de estudios y se dio impulso a la Expedición Botánica.

El impulso alcanzó para la creación del Coliseo Ramírez, inaugurado en 1793. Compañías itinerantes españolas representaron allí, lo mismo que dramaturgos nacionales incubados en la Tertulia del Buen Gusto. La nueva época emergió bajo los mandatos de la razón. La creación literaria debía promover la culturización general, buscar el progreso y la felicidad de la gente. La poesía ilustrada alabó las ciencias, la literatura en su conjunto asumió un tono didáctico, reapareció la fábula ejemplarizante y el teatro satirizó la hipocresía, los matrimonios por conveniencia y otras banalidades. En su conjunto, la literatura buscó que el hombre fuera útil y benéfico a sus semejantes.

Autor: Gonzalo España, profesor de literatura y escritor de novelas históricas. Su último libro, que trata historias militares del periodo de la Independencia, se titula El soldado que vino de la niebla.

Asistente: Juan David Hernández.

Contenidos

La circulación del conocimiento en la Nueva Granada
Poesía religiosa, filosófica y revolucionaria
Teatro
Los modelos literarios
Ilustrados y contra-ilustrados
Bibliografía