Se encuentra usted aquí

Jóvenes raperos “Viviendo la Manzana” en la Biblioteca Pública Municipal de Villamaría

“Es Villamaría jardín de flores, tierra bendita, niños de cristal, madres que no cesan; constante batalla para que sus frutos crezcan” dice una parte de la canción La Villa de las Flores, compuesta por el grupo de jóvenes raperos La Farmacia Crew, nativos de este municipio del centro-sur del departamento de Caldas, en donde desde el mes de agosto de 2016 se desarrolla con ellos y con la Biblioteca Pública Municipal de Villamaría (Caldas) el proyecto Viviendo La Manzana.

Este proyecto consiste en optimizar los elementos tecnológicos con los que cuenta la biblioteca pública tales como tablets, computadores, pantalla informadora, micrófono y sistema de audio, para trabajar estrategias de producción y composición audiovisual que vinculen a los jóvenes que frecuentan la manzana en la que está ubicada la biblioteca. De esta forma se contribuye al desarrollo de sus capacidades potenciando el arte urbano a través de las TIC y a su vez, se posiciona a la biblioteca pública como agente institucional de cambios positivos para el sector.

Viviendo La Manzana se desarrolló con recursos otorgados por el Programa Nacional de Estímulos del Ministerio de Cultura, al ser uno de los tres ganadores de las Becas para el fortalecimiento de servicios innovadores con el uso de las TIC en bibliotecas públicas, cuyo objeto es reconocer y destacar las experiencias creativas e innovadoras que se conciben en las bibliotecas públicas del país con el uso de la tecnología.

La idea de este proyecto nace originalmente desde la Casa de la Cultura de Villamaría, a partir de una búsqueda de convocatorias que apoyaran proyectos en el ámbito local o nacional y en los que pudieran encajar como municipio. Es así como Catherine Gómez, gestora de la idea y amiga de la biblioteca, encuentra una oportunidad para desarrollar un proyecto con los jóvenes de la Farmacia Crew, quienes se reunían en el parque La Media Torta del Barrio La Pradera, para compartir rimas en ritmo de hip hop y de rap. En ese momento, Catherine considera a la Biblioteca Pública Municipal de Villamaría, como un espacio idóneo para reunir a estos jóvenes en torno a un proyecto que aproveche los recursos tecnológicos con los que cuenta, pero a su vez ofrezca un servicio incluyente y convierta a esta población en usuarios frecuentes de la biblioteca.

Así lo expresa Jefferson Álvarez, beneficiario del proyecto: “Somos un grupo que nació acá en Villamaría. Somos muchachos adictos a las rimas. Nos gusta cantar (…) Nosotros normalmente manteníamos en una esquina consumiendo y a partir de eso fue que nos empezamos a conocer y tuvimos la oportunidad de saber que cada uno desempeñaba un rol como el beat vox, improvisar, el grafiti, entre otros. Se nos abre la puerta en la biblioteca: tuvimos la oportunidad de que nos apoyaran mucho con los elementos como los bafles, los micro y después de eso pasamos nosotros haciendo la música”.

Y es que una vez el grupo de jóvenes es convocado, se inicia con ellos un proceso de formación de tres meses, en el que se reunieron los miércoles, viernes y algunos fines de semana, para abordar temas de producción de video, uso de cámaras y encuadres. También aprendieron a realizar diferentes tipos de entrevistas, las cuales practicaron con los habitantes de la comunidad. Por último, se trabajó en la composición de rimas y versos. Este proceso de formación buscaba fortalecer diversas habilidades de los integrantes de La Farmacia Crew, con el fin de producir al final del proyecto, una canción sobre el municipio.

Este servicio innovador permitió que se generaran nuevos espacios de encuentro para los integrantes de La Farmacia Crew y su comunidad; este espacio permitió el intercambio de opiniones, y les permitió construir de manera colectiva un contenido musical y audiovisual para su municipio.

Héctor Fabio Serna, encargado de la vigilancia de la biblioteca, recuerda así estos encuentros nocturnos que se daban entre los jóvenes. “Ellos socializaron, solucionaron todos sus problemas. Le dieron mucha importancia al proyecto. Hablaban: qué vamos a sacar, qué vamos a realizar. Entonces ahí yo vi ese cambio tan grande en esos muchachos”.

La participación del Grupo de Amigos de la Biblioteca - GAB, también fue importante para el desarrollo de este servicio. María Jenny Cossio, integrante del GAB menciona que su participación se dio principalmente en temas logísticos y de acompañamiento en el desarrollo de las entrevistas a la comunidad, lo que permitió fortalecer los lazos con la biblioteca y el GAB a través de la confianza depositada mutuamente.

Tanto para don Héctor y María Jenny, como para la comunidad en general del Barrio La Pradera, el proyecto ha facilitado la inclusión de un grupo de jóvenes que ha sido altamente estigmatizado por sus formas de vestir y expresarse, lo que ha permitido conocer sus contextos, sus necesidades y problemáticas. Para los mismos jóvenes incluso, La Farmacia Crew, cuyo nombre obedece a “una intención de medicar a quien lo necesite”, recibe a cualquiera que se sienta identificado con la cultura del rap y del hip hop.

Y esto es justamente lo que se ve reflejado en el producto final del proyecto: un video de la canción La Villa de las Flores, en el que también participaron jóvenes del barrio Las Cruces de Bogotá que ahora viven en el municipio; como Julián Acosta, un niño de 13 años quien en una de sus visitas a la biblioteca conoció al grupo, y hasta una joven chilena que llegó a Villamaría viajando por el continente.

El video de la canción junto a un video documental del proceso fueron socializados el pasado 25 de noviembre de 2016 en el marco de la apertura del Festival BioCultural, evento organizado por las alcaldías de Manizales y Villamaría. Este día se reunieron La Farmacia Crew, grupos culturales, funcionarios públicos y la comunidad de La Pradera, para conocer el resultado final de estos cinco meses de trabajo. El video de la canción y el documental de proceso, serán publicados en las redes sociales de la Alcaldía Municipal de Villamaría y de la Biblioteca Pública Municipal.

Después de la presentación de estos resultados se conversó sobre la importancia de continuar apoyando desde la administración local este tipo de iniciativas. Diana Betancurt Loaiza, gestora social y primera dama del municipio, concluyó que “las bibliotecas las hemos visto como unos lugares muy rígidos, donde los chicos las ven cada vez más distantes. Este proyecto ha sido muy bonito, porque es precisamente acercarnos a esos espacios con otra visión, con otra dinámica, entendiendo que la biblioteca es el lugar donde podemos reunirnos y acercar a la comunidad”.

14 Dic 2016
Categoria: 
Total de votos: 0